26 junio 2012

Chicas

Cuando los modernos encumbran una serie écahate a temblar. De pronto en una semana los estados de Facebook se vuelven clones, todo el mundo la ha visto y es la favorita de ese que no tiene tele, y sólo se baja cosas de la BBC porque hasta la HBO le parece comercial.

Hace unos meses fue Black Mirror (¿Quién se acuerda de ella?) y ahora le toca el turno a Girls. Una especie de Sexo en Nueva York con gente fea y desempleada.

Hablar de fealdad aquí es fundamental. Porque la fealdad en una serie americana significa una cosa: realidad. La gente de la calle, nosotros, los espectadores no somos para nada guapos, no llevamos el pelo tan maravilloso como Rachel, ni estamos tan delgados como Mónica, ni tenemos los zapatos de Carrie, ni la dentadura perfecta de Samantha. Ni siquiera tenemos la astucia verbal de Sienfield. Somos descaradamente normales, aburridos, feos, gordos y a veces vamos por la calle con el pelo sucio.

Si apuestas por una serie de feos, o sea, de gente normal (en serio, yo creo que no tengo ningún amigo tan feo), dame un poco de verdad.

Girls tiene el problema que va de la realidad descarnada a la ficción más inverosímil en un plis plas.

Por ejemplo, el capítulo 2 empieza con un polvo muy divertido, la prota se somete a las perversiones marcianas de su supuesta pareja. La escena es divertidísima y muy melancólica, todos sabemos que esta chica no puede aspirar a más, ella lo sabe, él lo sabe y no se trata sólo de su fealdad, es que es tonta del culo. 


Pero en el mismo capítulo, un poco más tarde, tenemos a 3 amigas esperando en la consulta del médico a que llegue su amiga para que aborte. Las 3 se pasan la tarde (en Nueva York) esperando que su amiga se digne a ir a la consulta y esperan y esperan y hablan (forzosamente, claro, ¿qué van a hacer si no?) sobre sexo. Y mientras, la otra está por ahí echando un polvo cuando zas ¡le viene la regla! Todo super real, claro. 

La supuesta superficialidad de Sexo en NY envolvía un montón de verdad. En Girls sin embargo, los trazos de realidad se quedan en nada, porque ninguno de esos personajes son reales. Puede que haya algún momento real como el polvo de la primera escena, pero son solo apuntes de un montón de ideas frívolas, que tendrían sentido ojo, si fueran divertidas.


La única guapa del grupo, que tiene como unos 20 años suelta un "He venido a Nueva York por Rent" ¿Qué? ¡Tienes 20 años! No eres cantante, puede que la guionista que es una friki de cuidado adore Rent, tú no nena, tú no.

En un universo opuesto, ABC family ha estrenado la nueva serie de Amy Sherman Palladino (Gilmore Girls). Se llama Bunheads y es como si cogiéramos Las chicas Gilmore y contáramos la vida de Lorelai varios años antes. Y a mí me vale, esta mujer entiende de personajes y le salen bien así. La serie cuenta la historia de Michelle, una bailarina que deja su trabajo en Las Vegas para casarse a lo loco con un hombre del que no está enamorada pero que le promete paz en un pueblecito perdido de la mano de Dios. Un pueblecito donde su madre, que para que nos sintamos como en casa no podía ser otra que Kelly Bishop, es una excéntrica profesora de ballet.


 
Así que estamos ante el mismo conflicto, la madre y la hija (la suegra y la nuera) destinadas a estar juntas para siempre. No hay Rory, claro, al menos no una. Hay como cinco. Y lo bonito es que en sólo un capítulo cada una de estas delgadísimas y monísimas estudiantes de ballet se hacen imprescindibles. 

El problema es que a veces es muy teatral y a veces la prota está un pelín sobreactuada, pero se intuye que va a ir a mejor.

La serie es sólo para amantes de la cursilería pueblerina. De tazas de porcelana, flores en todos los rincones y tiendecitas encantadoras con dependientes de lo más variopinto. El resto del mundo debería huir y ver Girls, que es lo que toca, aunque dos meses después ya ni se acuerden de ella.


11 comentarios:

Xavi Roldan (John Blutarsky) dijo...

Pues oye, no acabo de entender tanto odio visceral por "Girls"... Ni, por supuesto, comparto tus opiniones vertidas sobre ella, pero ahí la cosa ya es de cada uno (no, no voy a decir eso de los culos)

De todos modos, con tu permiso me apetecía hablar de otra cosa: creo que esa polarización tan bestia de los seriéfilos se produce más en estratos como el que habitas tú (esto es, crítica televisiva seria) que en la vida real. Y ocurre en cualquier campo de expresión artística, creo yo.
Eso de que la sociedad se divide en snobs y en gente con gustos "de la calle" me parece una situación forzada, ortopédica, fruto de un análisis apresurado. Mi caso, por ejemplo: me gusta "Girls". Y, visto lo visto, me gusta "Bunheads". Pero jamás se me ocurrirá ensalzar a una por ser más guay que la otra ni defender el poder del lumpen esgrimiendo la otra para cargarme la una.
En otras palabras, hablar de guays, indies y snobs está muy bien durante diez minutos, pero no creo que se sostenga desde un punto de vista riguroso: claro que hay gente que desprecia despóticamente y por sistema todo lo que no firme, qué sé yo, Wes Anderson. Igual que ocurre con Bresson, Michael Bay, Erice, Orson Welles o las películas con menos de dos explosiones por secuencia.
Pero creo que son una muestra tan poco significativa que no tiene sentido generalizar: ¿"Girls" es buena? ¿sí? ¿no? Discutámoslo hasta que se nos fundan las yemas de los dedos. Pero criticarla porque se intuye que un sector de la población la va a ensalzar ciega e irreflexivamente mientras destruye todo lo que no sea eso, no sé yo.

Permíteme que lo vuelva a resumir a modo de conclusión: conozco gente a quien les gusta todo tipo de producción cultural. Muchos de ellos (ejem) indies. Bien, pues a pesar de lo que siempre se ha dicho en blogs y medios escritos, JAMÁS he oído decir a ninguno de ellos una frase del tipo "lo que sea menos indie que lo mío es una mierda", o "no tienes ni idea de cine porque no te gusta Kaurismäki".

En fin, espero que no suene como una crítica hacia ti y tu trabajo que, por cierto, siempre me ha parecido cojonudo (peloteo necesario, pero no por ello menos real)

Un saludo!

Xavi Roldan (John Blutarsky) dijo...

Añado: este texto ha sido fruto de un par de reflexiones que me ha suscitado tu reseña.
Si no iban por ahí tus intenciones, disculpa.
Pero en ese caso, valga como reflexión off-topic, jeje...

(más saludos)

Mer dijo...

Para nada he criticado Girls porque la estén encumbrando! la he criticado con argumentos porque no era real. Y simplemente comenté un esrteno absolutamente dispar si lo comparamos con Grils. Pero no por compararlas, si no porque vi los dos pilotos en el mismo mes y acaban de estrenarse.

Xavi Roldan (John Blutarsky) dijo...

Por supuesto! Ya te digo que no comparto tus opiniones respecto a la serie, pero eso implica que las tienes. Has hecho una crítica perfectamente válida, y los argumentos han quedado clarísimos!

Si ha parecido que dijera lo contrario, entoces me he expresado mal y te pido disculpas ;)

Y ya digo, probablemente lo mío haya sido un off-topic total respecto a esa tendencia de calificar de pedantes insoportables a los que les gusta lo "indie". No digo que sea tu caso, sólo digo que lo he leído más de una y de dos veces.

Pero lo dicho, sorry por el rollazo y la posible meada fuera de tiesto...

Mer dijo...

Uy!!! para nada. Yo soy de las que veo las indies y las generalistas, de toda la vida además. Yo adoro mil series de la HBO, el problema viene cuando solo ves productos raritos y criticas cosas como Homeland porque ha ganado 3 premios.

SisterBoy dijo...

Yo me confieso totalmente fascinado por Lena Dunham, alguien carente de cualquiera de los rasgos que hacen atractivo a un ser humano físicamente hablando y además dispuesta a ponerse en ridículo de un modo atroz en cada episodio, a niveles sólo superados por Woody Allen y Pedro Almodóvar(aunque ninguno de estos llegó hasta el extremo de despelotarse, eso sólo se lo he visto hacer a Fassbinder).

Vamos que me cae bien y además me parece admirable que alguien de 26 años sea capaz d2e llevar a cabo un producto como este (una serie que dirige, escribe y produce), por eso veo "Girls" al igual que no veía "Sexo en NY" porque odiaba a Carrie.

Lo único que me irritó en el primer capítulo fue la total falta de profesionalidad de sus protagonistas, algo lógico porque ninguna es actriz profesional

Xavi Roldan (John Blutarsky) dijo...

Bueno, mi punto es que yo no conozco gente así. Que desprecie lo generalista sólo por serlo, o que de repente deje de seguir Juego de Tronos porque se entera que la ponen en Antena 3. Lo que quería decir es justo eso: que es posible que sea una percepción de periodistas, expertos y opinadores en general, pero que no sé si en la vida real ocurre. Que aquellos a quienes les guste lo indie desprecien a quien no.

Todo esto viene a que me lo he encontrado alguna vez. Que se me califica de snob intolerante sólo por decir que me gustan ciertas cosas. Un ejemplo que me ocurrió en mi página.
Lector: "deberías ver más cine indio"
Yo: "me gusta el cine indio, soy muy fan de Satyajit Ray"
Lector: "ya está el pedante yendo de superior, sabía que dirías algo parecido"
Yo: "...er..."

True story, esto me ocurrió hace un tiempo.

En fin, creo que doy vueltas sobre más o menos lo mismo todo el rato...

Que saludos, oye ;)

Xavi Roldan (John Blutarsky) dijo...

(por cierto, suscribo el comentario de SisterBoy)

El Malvado Ming dijo...

Es la mejor serie de ciencia ficción desde Fringe, su ligoteo en la botica de su pueblo me hizo llorar de risa. Quién no estaría dispuesto a llevarse a ese bodoque sosezno a la cama.

Si fuese más productora, directora y guionista que ególatra le daría minutos a Zosia Mamet, que es la mejor (única) actríz de la serie.

Ra está en la aldea dijo...

¡Pero si la única fea ahí es Lena, precisamente! Sus amigas son directamente unos pivones o como pocos "chicas interesante", como Zosia Mamet.
Adoro ambas series. Creo que el mundo necesitaba una serie como Girls con la misma fuerza con la que yo necesitaba una sustituta de Las chicas Gilmore.

Arual dijo...

Tendré que ver ambas series y luego te cuento... aiss Mer se te echaba de menos....